domingo, 20 de junio de 2010

Me acobardó la soledad
y el miedo enorme de morir lejos de ti...
¡Qué ganas tuve de llorar sintiendo junto a mí la burla de la realidad!
Y el corazón me suplicó que te buscara y que le diera tu querer..
Me lo pedía el corazón
y entonces te busq
creyéndote mi salvación...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada