lunes, 26 de abril de 2010

Amélie tiene de repente la extraña sensación
de estar en total armoa consigo misma,
en ese instante todo es perfecto; la suavidad de la luz, el ligero perfume del aire,
el pausado rumor de la ciudad..
Inspira profundamente y la vida ahora le parece tan sencilla
y transparente que un arrebato de amor,
parecido a un deseo de ayudar a toda la humanidad, la empapa de golpe..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada