jueves, 4 de febrero de 2010

Descubrieron que los besos no sabían a nada..Hubo una epidemia de tristeza en la ciudad.Se borraron las pisadas, se apagaron los latidos, y con tanto ruido no se oyó el ruido del mar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada